Casilla 128: Mejoras anteriores no deducidas

¿Qué es la casilla 128?

La casilla 128 es una sección en la declaración de impuestos en la que se pueden detallar las mejoras realizadas en un inmueble que no se han podido deducir en años anteriores. También se la conoce como «mejoras anteriores no deducidas» y su objetivo es permitir a los contribuyentes recuperar parte del dinero invertido en mejoras de sus propiedades.

El concepto de la casilla 128 surgió a raíz de la reforma fiscal impulsada en 2007, que introdujo nuevas deducciones relacionadas con la vivienda. Antes de esta reforma, solo se podían deducir los gastos de hipoteca y algunos otros relacionados con la adquisición de la vivienda. Sin embargo, a partir de la creación de la casilla 128, se abrió la posibilidad de deducir también las mejoras realizadas en el inmueble.

Requisitos para deducir las mejoras anteriores en la casilla 128

Para poder aplicar la deducción en la casilla 128, es necesario cumplir con una serie de requisitos establecidos por la Agencia Tributaria. En primer lugar, la propiedad debe estar situada en España y ser la residencia habitual del contribuyente.

Otro requisito importante es que las mejoras deben haber sido realizadas en un periodo de tres años fiscalmente consecutivos anteriores al año en que se va a aplicar la deducción. Por ejemplo, si se realizó una mejora en 2018, se podrán deducir los gastos en las declaraciones de 2019, 2020 y 2021.

Cómo se calcula la deducción en la casilla 128

La deducción por mejoras anteriores no deducidas se calcula aplicando un porcentaje sobre el importe invertido en las obras. Este porcentaje varía según el tipo de mejora y el año en que se realizó. En general, se aplican los siguientes porcentajes:

– Obras de rehabilitación: el 20% en 2013, el 25% en 2014 y el 30% en 2015 y siguientes.

– Instalaciones de calefacción o sistemas de energías renovables: el 20% en 2013, el 25% en 2014 y el 30% en 2015 y siguientes.

¿Cómo se incluye la casilla 128 en la declaración de la renta?

La casilla 128 se encuentra dentro del apartado de deducciones por inversión en vivienda habitual en la declaración de la renta. Es una casilla que va numerando el tipo de deducciones que se pueden aplicar, y la 128 corresponde a las mejoras anteriores no deducidas.

Es importante tener en cuenta que la casilla 128 no afecta a la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, sino que se aplica como una reducción en la cuota a pagar. Es decir, no reduce directamente la cantidad a pagar, sino que reduce la cantidad a pagar en función de los impuestos ya calculados.

Conclusión: aprovecha la casilla 128 para recuperar parte de tus inversiones en tu vivienda

En resumen, la casilla 128 es una forma de recuperar parte del dinero invertido en mejoras de tu vivienda habitual. Si cumples con los requisitos establecidos, podrás aplicar la deducción en tu declaración de la renta y reducir la cantidad de impuestos a pagar.

En conclusión, si has realizado mejoras en tu vivienda y cumples con los requisitos establecidos, no olvides incluir la casilla 128 en tu declaración de la renta para aprovechar este beneficio fiscal.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *